“La misoginia ha desperdiciado una fuente potencial de talento”

Jack Holland, escritor inglés

 

 

Cuando en Sinaloa fue publicado en el Periódico Oficial del Estado del día 5 de diciembre de 2014 la convocatoria para la conformación de un grupo de trabajo para la investigación y atención de los feminicidios ocurridos en la entidad ese año, si no todas, muchas de las integrantes de colectivos de mujeres así como de los mecanismos municipales para el adelanto de las mujeres creyeron que la actitud de la actual administración estatal respecto de los altos índices de violencia contra las mujeres no era otra que revertir la desatención que respecto al fenómeno habían demostrado con creces las administraciones anteriores. Pocos meses bastaron para demostrar lo contrario. Si el día 17 de diciembre de ese mismo año fueron definidas las siete personas que integrarían el grupo, en el cual su servidor tuvo el honor de participar, fue hasta el día 20 de mayo del 2015, esto es, cinco meses después, cuando en sesión ordinaria del Sistema Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, se tomó protesta a sus integrantes, iniciando así el plazo de 60 días naturales para emitir un informe con recomendaciones y propuestas.

 

El trabajo distó mucho de ser sencillo, durante dos meses se realizaron visitas in situ  a organismos y dependencias relacionadas con la lucha contra la violencia contra las mujeres, se entrevistaron a representantes de la sociedad civil, se localizó y entrevistó en medio de la más alta secrecía a víctimas sobrevivientes y familiares, se aplicaron cuestionarios a organismos integrantes de la administración pública estatal y municipal, se entrevistaron a funcionarios y funcionarias, se revisaron expedientes judiciales a la luz del protocolo de investigación de feminicidios vigente en la entidad, y después de un largo esfuerzo por obtener datos estadísticos que no pocas dependencias y uno de los poderes se resistían a entregar, se realizó un análisis de los mismos en medio de un acalorado debate que más de una vez amenazó con la desintegración del grupo de trabajo. Al final el resultado fue satisfactorio al lograr entregarse el día 14 de julio de 2015 un muy completo informe con recomendaciones y propuestas ante la Secretaría General de Gobierno.

 

El informe está ahí, publicado en el portal del Instituto Sinaloense de las Mujeres desde meses atrás, como también sigue ahí, con toda puntualidad, una creciente cantidad de cadáveres de mujeres a lo largo y ancho del estado. De acuerdo al inciso 1 del Lineamiento 23 del Grupo de Trabajo, Mario López Valdez contó con un plazo de 15 días hábiles a partir de la recepción del informe para hacer del conocimiento público su aceptación de las recomendaciones derivadas de la investigación, y las cuales vincularían a los tres poderes y los 18 Ayuntamientos de la entidad. Representantes de organismos de la sociedad civil, familiares de los cientos de víctimas, ciudadanas y ciudadanos seguimos esperando su respuesta. Ya es 2016. La sangre sigue corriendo.

 

Mala leche

Varias son las sorpresas que nos guarda todavía la elección 2016 por la gubernatura de Sinaloa. Si unos meses atrás la mera idea de que Quirino Ordaz Coppel encabezara la alianza PRI-PVEM-Nueva Alianza podría haber sido interpretada como una total tomadura de pelo, hoy a poco más de un mes de que inicie la campaña constitucional, existen diversos actores políticos que ya se dan por ganados ante los resultados de dudosos ejercicios estadísticos, quedando tanto pero tanto camino aún por delante. Si bien el resultado es incierto, las señales enviadas desde el centro de la República apuntan a una alineación forzosa, bajo la amenaza en caso de contrario, de despertar la peligrosa ira de Los Pinos. ¿Será?

 

La del estribo

Le agradezco a la Facultad de Estudios Internacionales y Políticas Públicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa, la oportunidad de poder haber sido uno de los suyos al cursar la segunda generación de la maestría en Políticas Públicas. Muchas gracias a su excelente director, el Dr. Cesar Ramón Aguilar Soto, pero sobre todo a las integrantes del jurado: Dra. María Estela Torres Jaquez, Dra. Yadira Guadalupe Carrera Ontiveros y la bella maestra Karina Millán Bueno, quienes si no por unanimidad, al menos por humanidad aprobaron mi examen de grado. ¡Les envío un fuerte abrazo!

 

Twitter:  @jramonguzman

COMENTA LA NOTA