Buenos Aires.- Manifestantes y policías se enfrentaron en los alrededores del Parlamento; rechazan cambios que quiere imponer el gobierno a ley de pensiones

 

Una huelga general convocada por la mayor central obrera de Argentina y una batalla campal desatada en los alrededores del Parlamento, con decenas de heridos y detenidos, fueron el marco en el que se desarrolló un debate en la Cámara de Diputados sobre de la polémica reforma del sistema de pensiones que impulsa el gobierno de Mauricio Macri.

 

Tras el fallido intento de sacar adelante la ley la semana pasada, también en medio de violentas protestas, el oficialismo logró ayer quórum para iniciar la discusión del proyecto, pero, a la par, se desató un fuerte enfrentamiento entre la policía y parte de los numerosos manifestantes contrarios a la iniciativa.

 

Una lluvia de piedras contra los agentes de seguridad, a la que siguió el derribo de parte del extenso vallado en torno al palacio del Congreso, fueron los primeros incidentes a los que la policía respondió con disparos de balas de goma y gases lacrimógenos.

 

Los disturbios se extendieron luego hacia otros sectores del centro de la ciudad, mientras el grueso de los manifestantes que no participó de los incidentes se retiraba y entraba en acción la Gendarmería y la Policía Federal.

 

Por la tarde se informó que el enfrentamiento ha dejado al menos 15 policías heridos y en torno a una decena de manifestantes lesionados, además de varios detenidos.

 

Dentro del Congreso, los diputados comenzaron a debatir el tema recién pasadas las 19:00 horas (16:00 horas, tiempo de México) y se esperaba que la aprobación de la ley se logre en la madrugada.

 

La oposición había reclamado que se levantara la sesión por los disturbios afuera del edificio legislativo.

 

La reforma de pensiones impulsada por Macri afecta a unas 17 millones de personas, entre jubilados, pensionados y beneficiarios de planes de asistencia social.

 

La iniciativa modifica la fórmula para calcular los aumentos, que en vez de ser según el índice de variación de los salarios y la recaudación será de acuerdo con la inflación y un índice de salarios estatales.

 

Para la oposición, el nuevo método significará una pérdida de más de 6% en las pensiones, mientras que oficialismo considera que una vez consolidado el cambio el dinero que recibirán los beneficiarios será mayor.

 

La modificación en el cálculo le permitiría al Estado obtener un ahorro de unos 100 mil millones de pesos (unos 5 mil 630 millones de dólares) en 2018.

 

La iniciativa del gobierno también establece que los argentinos podrán extender su vida laboral hasta los 70 años (actualmente es de 60 para las mujeres y 65 en el caso de los varones) si se desempeñan en el sector privado y están registrados formalmente como trabajadores.

 

Además del caos en las calles de Buenos Aires, la Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera del país, se declaró desde el mediodía en huelga general contra la iniciativa, una medida que afecta por 24 horas al transporte y la banca, entre otros servicios. 

COMENTA LA NOTA