El hombre también sacudió varios asientos a su alrededor y virtió refresco y agua en el piso y algunas computadoras

 

Alaska.- El vuelo 895 de United tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia, cuando uno de los pasajeros comenzó a embarrar los baños de la aeronave con su excremento.

 

La ruta era de Chicago a Hong Kong y aterrizó en Anchorage, Alaska, para detener al pasajero, que esparció sus heces en al menos dos baños del avión e intentó meter su camisa dentro de uno de los excusados.

 

Cuando aterrizaron, el hombre cooperó con las autoridades, fue interrogado por el FBI y la policía del aeropuerto, después fue enviado al Hospital Providence para una evaluación psiquiátrica.

 

De acuerdo a varios pasajeros, el hombre sacudió varios asientos a su alrededor y virtió refresco y agua en el piso y algunas computadoras.

 

Varias personas agradecieron a la tripulación por manejar la situación, además de algunos pasajeros que ayudaron a tranquilizar al joven.

 

De acuerdo a entrevistas realizadas por KTVA, el joven de alrededor 22 años se dirigía a Vietnam a vivir con unos familiares, después de vivir por un tiempo en Indiana con una tía.

COMENTA LA NOTA