Los médicos le informaron que una bacteria, posiblemente adquirida por una brocha de maquillaje, le había causado una infección

 

Estados Unidos.- Pensando que se trataba de un problema de acné, Katie Wright, de Estados Unidos, se rascó el rostro hasta que se le inflamó y deformó.

 

Tras una revisión, los médicos le informaron que una bacteria, posiblemente adquirida por una brocha de maquillaje, le había causado una infección.

 

De no haber acudido pronto, el parásito se le hubiera propagado por toda la cara. Y aunque ahora sólo se trata de una marca, la joven inició una recaudación de fondos para liquidar la cuenta del hospital.

COMENTA LA NOTA