De 1862 a la actualidad, la capital del país acumula gasta 14 metros de depresiones topográficas 

 

La Ciudad de México ostenta el récord mundial de hundimientos, pues desde 1862 a la fecha, la capital del país acumula hasta 14 metros de depresiones topográficas debido al bombeo profundo de agua.

 

Bangkok, presenta un metro y medio de depresión en el subsuelo; Bogotá también está cimentada en suelo lacustre, pero ahí apenas está empezando el hundimiento y los valores máximos llegan a los 150 centímetros; Estocolmo presenta únicamente decenas de centímetros a pesar de que tiene un subsuelo muy parecido a la capital del país”, dijo Gabriel Auvine1 Guichard, coordinador del Laboratorio de Geoinformática de la UNAM.

 

Recordó que la Ciudad de México fue fundada en 1521 en lo que entonces era la gran isla de Tenochtitlán, sin embargo, los españoles encontraron insuficiente este espacio para que fuera la capital de la Nueva España, por lo cual Enrico Martínez, quien cuenta con un monumento a un costado de la Catedral Metropolitana, fue el promotor de desecar los lagos a través de túneles hacia el norte, lo cual convirtió al subsuelo de la ciudad en único en el mundo.

 

Los lagos al secarse dejaron unos sedimentos muy compresibles, que es la famosa arcilla del Valle de México, por cada gramo de sólido puede haber hasta ocho gramos de agua, aunque típicamente es de cuatro o cinco, es decir, hay más agua que sólido y eso hace que el suelo sea compresible, deformable y de baja resistencia” dijo a Excélsior, Auvinet Guichard.

 

En 1862 el Ingeniero Francisco Díaz Covarrubias, entonces presidente de la Comisión del Valle de México realizó por primera vez un plano de referencia topográfico que posteriormente permitió comparar las elevaciones actuales con las de esa época, fecha en la que también comenzó la apertura de pozos artesianos y de bombeo, “es por eso que se conoce muy bien el origen de los hundimientos”.

 

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Conagua y la Comisión de Aguas del Estado de México son las instituciones han dado seguimiento a este fenómeno y cuentan con un registro de la evolución de los hundimientos y cómo va cambiando la configuración de la ciudad a través del tiempo, esta información ha servido para crear el Sistema de Monitoreo del Hundimiento de la Ciudad de México (SIMOH) a cargo del Instituto de Ingeniería la UNAM.

COMENTA LA NOTA