Eres la fuerza que juega con tu mente y utiliza tu cuerpo como si fuese su juguete favorito para jugar y divertirse. Esa es la razón por la que estás aquí: para jugar y divertirte. Nacemos con el derecho a ser felices, con el derecho a disfrutar de la vida. No estamos aquí para sufrir. Quien quiera sufrir goza de libertad para hacerlo, pero no hay razón para sufrir.

 

Entonces, ¿Por qué sufrimos?, pues porque el mundo entero sufre y pensamos que el sufrimiento es algo normal y para corroborarlo creamos un sistema de creencias que apoye esa “verdad”.

 

Escogemos sufrir porque hemos aprendido a sufrir. Y si continuamos haciendo las mismas elecciones, continuaremos sufriendo.

 

No es verdad que tras la muerte se viva en el cielo o en el infierno. Se vive en el infierno o en el cielo, ahora. El cielo y el infierno sólo existen a un nivel mental.

 

El cielo y el infierno están aquí y ahora. No necesitas esperar a morirte. Cuando te responsabilizas de tu vida y de tus actos, tienes el futuro en tus manos, y entonces, puedes vivir en el cielo mientras el cuerpo aún está vivo.

 

Sabes, todo lo que existe es perfecto. Eres perfecto tal y como eres. Esa es la verdad. Eres un maestro. Aunque seas un maestro del enfado y de los celos, tu enfado y tus celos son perfectos.

 

Nuestra creencia de que no somos perfectos se debe al conocimiento.

 

Finalmente, eso es lo que buscamos: encontrarnos a nosotros mismos, ser nosotros mismos y vivir nuestra propia vida en lugar de vivir la del parásito: la vida para la que fuimos programados.

 

Imagínate que, de la noche a la mañana, te despiertas del sueño y estás completamente sano. Ya no tienes heridas, ya no tienes veneno emocional. Imagínate la libertad que experimentarás. En las escuelas místicas de todo el mundo, a este proceso lo denominan el despertar.

 

El despertar es como hallarse en medio de una fiesta en la que hay miles de personas y todas están borrachas excepto tú.

 

Al despertar, tu corazón se transforma en una expresión del espíritu, del amor, en una expresión de la vida. El despertar tiene lugar cuando cobras conciencia de que tú eres vida. Y cuando cobras conciencia de que eres la fuerza que denominamos vida, todo es posible.

 

Los milagros suceden sin cesar, porque es el corazón el que obra esos milagros. El corazón está en comunión directa con el alma humana, y aun cuando la cabeza oponga resistencia, cuando el corazón habla, algo cambia en tu interior; tu corazón se abre a otro corazón, y te es posible experimentar el verdadero amor.

 

Estás vivo por el poder de Dios, que es el poder de la vida. Eres la fuerza que es la vida, pero como sabes pensar al nivel de la mente, te olvidas de quién eres en realidad.

 

Eres lo que crees que eres. Los seres humanos son magos poderosos. Cuando te crees  que eres lo que eres, eso es lo que eres. Tienes el poder de convertirte en lo que eres ahora mismo.

 

Como ves, todo son creencias. Lo que creemos es lo que dirige nuestra existencia, lo que dirige nuestra vida.

 

Tu cuerpo es un templo, un templo vivo en el que reside Dios. Tu mente es un templo vivo en el que reside Dios. Dios vive en tu interior, Dios es la vida.

 

La prueba de que Dios reside en tu interior es que estás vivo, tu vida es la prueba.

 

La vida no es más que un sueño, y si creas tu vida con amor, tu sueño se convierte en una obra de arte.

COMENTA LA NOTA