Anteriormente hablamos de lo que es un psicópata y de las características de los psicópatas. En esta ocasión abordaremos el tema de cómo saber lidiar con un psicópata. Verás qué interesantes y útiles consejos te presentamos a continuación:

 

Sepa con quién está lidiando. Esta primera e importante regla se traduce en el “remedio amargo” de aceptar que los psicópatas realmente existen y que ellos literalmente no tienen conciencia genuina. O sea, son incapaces de sentir amor o cualquier otro tipo de vínculo positivo con los otros seres humanos.

 

Las apariencias engañan.Todo cuidado es poco, tenga siempre presente que la mayoría de los psicópatas no tienen “pinta” de asesinos. Suelen tener una sonrisa cautivante, un lenguaje corporal interesante y una buena conversación. No caiga en esa trampa. Tampoco se olvide del poder de la mirada de esos individuos, la mirada intensa y fría del psicópata es más un ejercicio de poder y manipulación que de puro interés o empatía hacia el otro.

 

Nunca deje de tomar en cuenta la voz de la intuición. Cuando se enfrente a un dilema entre seguir lo que le ordena su corazón (intuición) y valorar a una persona solo por su status profesional o social, no vacile: siga su intuición. ¡ella puede sacarlo de un gran enredo!

 

Abra los ojos ante personas maravillosas o excesivamente aduladoras.Al comienzo de cualquier relación, todos intentamos ocultar el “lado medio sombrío”, solo mostrando lo mejor que tenemos. Esto también ocurre en el caso de la mayoría de los psicópatas, pero con consecuencias infinitamente más peligrosas. Ellos tienden a impresionar a sus víctimas con elogios, atenciones especiales, gentilezas excesivas e historias falsas sobre su status social y/o económico.

 

Ciertas situaciones exigen una atención redoblada.Determinados lugares se ajustan como un guante para la acción plena de los psicópatas: bares, clubes sociales, discotecas, resorts, cruceros, aeropuertos. En esos lugares ellos hacen verdaderas guardias. Sus víctimas preferidas son los solitarios que buscan compañía o entretenimiento.

 

El autoconocimiento es fundamental. Los psicópatas son expertos para detectar y explotar nuestro costado más vulnerable. Ellos reconocen las “heridas” justas y no pierden la oportunidad de tocarlas en cuanto pueden.

 

No siempre es fácil lograr el autoconocimiento y, por ello, la ayuda de un profesional especializado puede ser muy útil en ese sentido.

 

No entre en el juego de las intrigas. La intriga es una de las herramientas más poderosas de un psicópata. En el ambiente laboral, la intriga puede tener consecuencias devastadoras. Al comienzo el psicópata se muestra como un excelente compañero de trabajo, con espíritu de colaboración y un especial interés en poner el hombro para ayudar a quien necesite apoyo.

 

Cuidado con el juego de la lástima y de la culpa. Es muy importante que usted entienda que el sentimiento de lástima o de compasión solo debe dirigirse a las personas generosas, de buen corazón y que estén verdaderamente sufriendo. En primer lugar, un psicópata no sufre realmente. Lo máximo que puede sentir es frustración por algo que no llegó a concretar. Por otro lado, un psicópata “juega” con nuestro sentimiento de culpa, que también es una virtud. Cualquiera que sea el motivo que lo lleve a entrar en relación con un psicópata, es muy importante que usted no olvide lo siguiente: nunca acepte que lo culpabilice por las actitudes de él.

 

No intente cambiar lo que no puede ser cambiado.“Dios, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo cambiar y sabiduría para conocer la diferencia”. (Oración de la serenidad).

 

En algún momento, la mayoría de nosotros debe aprender una importante y decepcionante lección de vida: aun cuando tengamos las mejores intenciones posibles de ayudar a un psicópata, no debemos ni podemos controlar el comportamiento de él.

 

Nunca sea cómplice de un psicópata. No negocie con el mal. Jamás acepte, ya sea por lástima, chantaje o cualquier otro motivo, ayudar a un psicópata a ocultar su verdadero carácter.

 

Evítelos a cualquier precio.Si usted ya se cruzó con algún psicópata en su vida, el único método verdaderamente eficaz de lidiar con él es mantenerlo lejos, bien lejos de usted. Los psicópatas viven completamente por fuera de las reglas sociales, y por ello incluirlos entre sus relaciones es siempre peligroso.

 

Busque ayuda profesional. Los daños causados por el paso (o la permanencia) de un psicópata en la vida de alguien son devastadores e inconmensurables. Su vida emocional, física, profesional económica y hasta su dignidad pueden ser seriamente destruidas por uno de ellos.

 

Otorgue valor a su capacidad de ser consciente. No olvide que usted posee el bien más valioso que un ser humano puede obtener. Usted tiene su conciencia, que le confiere el don de amar la propia vida, el planeta y la humanidad como un todo. Ejercer ese amor de forma realista y madura es tener el bien latiendo dentro de nosotros.

COMENTA LA NOTA