Anteriormente hablamos de lo que significa una buena autoestima, su definición, características, así como factores cotidianos que ayudan a su formación.

 

Ahora, te presento a los enemigos de la autoestima:

 

El regaño

Ante una serie de acusaciones, tú te sientes mal y puedes llegar a pensar que eres de lo peor por haber cometido un error. Pero… ¡cuidado! Analicemos el asunto más a fondo… ¿qué es un regaño? Un regaño es una reclamación, una queja encaminada a que actúes mejor, una petición de que hagas algo, eso es exclusivamente.

 

Tu chismoso

El lado chismoso se aloja en tu mente y te da información encaminada a que te sientas mal. Y hay que saber atacarlo. No lo escuches; usa la información solo para dañarte y quitarte lo más importante en la vida: tu capacidad de valorar lo que tienes y ser feliz con ello en todo momento.

 

El error

Este es un enemigo cuando se le toma a mal, cuando se le malinterpreta. En vez de luchar contra él o de ignorarlo, aprende a escucharlo; el error puede ser tu enemigo o tu maestro, dependiendo tal como lo tomes.

 

Pregúntate: ¿Qué me enseña este error que no debo volver hacer? ¿Qué debo hacer para prevenir que ocurra algo como esto? ¿Cómo puedo eliminar este tipo de errores? ¿Qué puedo aprender de los errores de los demás?

 

La indiferencia

Este enemigo entra en operación cuando alguien no te hace caso, cuando te practica la “ley del hielo”.  ¿Qué es la indiferencia? Según el diccionario, es un estado de ánimo en el que no se siente preferencia ni rechazo hacia algo o alguien.

 

La crítica y la burla

Cuando estas se usan para implicar que las demás personas no tienen valor, ¡se comete un gran error! Una crítica es un juicio, una opinión sobre la verdad, la belleza, la bondad, de las cosas o de las acciones de las personas. Ojo: una crítica es una opinión, un juicio de una persona que piensa de cierta manera. ¡Solo eso!

 

La acción improductiva o huida

Este es un poderoso enemigo pues al evitar actuar, uno se ve alentado a concluir que la idea negativa sobre uno mismo es verdad.

 

La acción improductiva y la huida o evasión de la responsabilidad es como la bailarina de ballet que pone mantequilla en el piso el día del ensayo. ¡Tú mismo te pones la trampa!

 

Acciones agresivas o abusivas

“Es difícil que tengas una buena autoestima si tu comportamiento refleja falta de respeto hacia los demás. Ejemplos: tomar cosas que no son tuyas, ofender, insultar, agredir con violencia verbal o física, respeto al derecho ajeno es la paz”. Benito Juárez.

 

El laboratorio de ideas negativas

En este laboratorio tú empiezas a pensar en tu contra, generas fórmulas que te perjudican. Tienes ideas en tu contra, creas imágenes negativas sobre ti, tienes ocurrencias en tu contra.

 

Don Perfecto

Don Perfecto no entiende razones, solo quiere perfecciones. Don Perfecto debe eliminarse y sustituirse por la flexibilidad y la responsabilidad; dar lo mejor de ti pero adaptarte a las condiciones que pueden ir cambiando.

 

Autocensura

Es un pensamiento superficial, rápido y torpe en sus juicios, que no analiza ni ve bien. Ejemplos: que si tartamudeas un poco al leer, “mal”. Que preguntaste muchas veces, “mal”. Que si lloras, “mal”. Que no quieres hacer algo, te molesta algo, “mal”. Que si te preocupa algo, “mal”. Que si exageras, “mal”.

 

La etiqueta negativa

Si preguntas mucho, eres “el preguntón”. Si tienes miedo de algo, eres el miedoso” o “el marica”. Si te peleas con tu amiga, eres “la peleonera”. Si te enojas, eres “el rabioso” o “el enojón”.

 

La etiqueta negativa es un error del pensamiento pues implica que como una vez te comportaste de cierta manera, ya siempre será así, ¡y eso está mal! Nunca debes poner etiquetas negativas a tu persona porque son falsas.

 

Y para contrarrestar a todos esos enemigos, llena tu mente de ideas de autoestima, como las sugeridas a continuación:

 

“Yo siempre valgo a través de mis errores”.

 

“Fallar no me hace menos como persona”.

 

“No tengo que tener más cosas para valer más; con o sin algo, yo soy valioso como ser humano”.

 

“Soy feliz porque estoy vivo y puedo dar lo mejor de mí”.

 

“Puedo cambiar, aprender, ser mejor en cada momento”.

 

“Yo ocupo un lugar en el mundo tan importante como el de cualquier otra persona”.

 

“Ser humano es lo mejor que nos pasa en este mundo”.

COMENTA LA NOTA