Pasado el proceso electoral, y de cara a las elecciones locales del próximo año, los escenarios en Acción Nacional comienzan por agarrar forma. Después de las declaraciones del dirigente estatal, Edgardo Burgos, en donde deja en claro que no buscará reelegirse por un nuevo periodo y buscará adelantar el proceso para la renovación de la presidencia, los panistas buscan definir quién puede encaminar sus destinos en el 2016. Con el PAS pisándole los talones para convertirse en segunda fuerza política en el estado, el PAN no se puede equivocar a la hora de definir su proceso. Aquí unas posibles rutas de lo que pudiera suceder en los próximos meses dentro del blanquiazul.

 

Escenario 1. Guerra civil de extermino y aniquilación total de los bandos.

A un año de los comicios locales este parece ser el peor escenario para el PAN. A estas alturas convocar a elecciones internas para definir a su dirigente convertiría al partido en un campo de batalla sin cuartel; los ganadores tomarían todos para ellos mismos dejando a su opositor sin nada. Por un lado se formarían las huestes que actualmente ocupan la dirigencia: Adolfo Rojo, Edgardo Burgos, tal vez se sumaría a ellos el grupo de Carrizoza. Los alcaldes Felton y Leyson pudieran ser aliados a este bando. Por otro lado, la oposición encabezada por Adolfo Beltrán, la familia Osorio, Alejandro Higuera y el Senador López Brito serían los opositores en esta contienda. Roberto Cruz pudiera tomar la decisión de apoyar algún cuadro de su grupo, Miguel Díaz -Roberto mismo no puede al no tener los 5 años de militancia que se requieren- , e ir en solitario convirtiendo esto en una guerra de tres, o ser el fiel de la balanza y negociar posiciones con alguna de las partes. Sea cuál sea el resultado en este escenario el PAN saldría dividido, desmoronado y sin el suficiente tiempo enfrente para sanar los agravios. Eso sí, el bando ganador se quedaría con los despojos de guerra y las pocas posiciones que queden después de este combate.

 

Escenario 2. Aplazar las pelea un año y dar continuidad a la actual dirigencia.

Por estatutos, el Comité Ejecutivo Nacional puede ampliar el periodo de la actual dirigencia por un año más bajo el argumento de no interferir con el proceso de elección local. En este escenario, Adolfo Rojo, actual Secretario General del Partido pasaría a la presidencia una vez que Edgardo Burgos presentara su renuncia formal. Tendría la continuidad institucional para la elección aportando mucha experiencia en la conducción del PAN; Sin embargo algunos de los liderazgos opositores no estarían de acuerdo con esta posibilidad; harían hasta lo imposible legal y jurídicamente para impedir esta opción, pues en sus cuentas políticas quedarían marginados de las decisiones importantes relegando sus aspiraciones para otros momentos y espacios.

 

Escenario 3. Dar entrada a un tercero en discordia a la ecuación.

Existe la posibilidad de considerar a terceros jugadores, que de alguna manera u otra puedan garantizar la transición hacía la elección del 2016. Este escenario pasa por el consenso de los grupos en pugna y la madurez que puedan tener los líderes de facción en el momento de considerar el bien mayor. Buscar a la persona que garantice la equidad entre los grupos no es tarea fácil – menos en un partido donde todos han pertenecido a algún grupo en un periodo de su vida política- , pero existen algunos nombres que por sus trayectorias y personalidades pudieran aportar una solución a este problema: el senador López Brito, Rafael Lizárraga, Martín Pérez, Gilberto Gómez, Carlos Castaños e incluso considerar al panismo histórico representado en Don Rafael Morgan. El último escenario parece el idóneo, aunque factualmente es el que tiene menor probabilidad de suceder, sobre todo por los apetitos desbordados y el espíritu revanchista que existen a estas alturas.

 

La decisión final va recaer en el Comité Ejecutivo Nacional, que también renueva su dirigencia en los próximos meses -Parece que Ricardo Anaya irá en solitario-. Los escenarios ya están montados, sólo es necesario que el nuevo director venga a definir sobre cuál montar su obra y dónde acomodar a los actores. Los militantes, mientras, esperan pacientes en sus lugares rogando a los actores que entreguen una buena presentación y no terminen dándose de pastelazos sin sentido.

 

EL MEMENTO DE HOY

 

 

Twitter: @juanordorica

COMENTA LA NOTA