Hacer análisis electorales, una vez pasados los procesos, se convierte en algo obvio y hasta sencillo de realizar, sin embargo, es muy divertido hacer las precisiones pertinentes y llenar de los odiosos “se los dije” las columnas de nosotros los opinólogos. Muchas verdades de Perogrullo se pueden derivar de nuestra jornada dominical. Para Sinaloa las lecciones son variopintas, pero todas y cada una de ellas se quedarán en el olvido -los políticos son los únicos seres humanos que reinventan la historia cada elección, desechan lo aprendido y olvidan más rápido que el pez “Doris”-. Aún así, aquí van algunos toros pasados para capotearlos con maestría.

 

Las cuotas a fuerzas no entran. El espíritu de la democracia es muy sencillo: gana el candidato con mayor aceptación entre los electores sea hombre, mujer o quimera. La moda indolente de querer meter con calzador cuotas por sexo sucumbe ante el libre albedrío de una sociedad. Gloria Imelda Félix del distrito I y Rosa Elena Millán del distrito VII ganaron en sus respectivos territorios; lo hicieron no por ser mujeres, sino por ser mejores candidatas y hacer mejores campañas que sus rivales. Los espacios se ganan con talento y capacidad no por decretos de equidad.

 

Los medios de comunicación dan, los medios de comunicación quitan. Así como en el 2010, Zenén Xóchihua -candidato del distrito II- tuvo a su favor las buenas artes de ciertos medios de comunicación, en esta ocasión le tocó ser blanco de los obuses noticiosos de parte de los mismos medios que antes habían sido benévolos a su persona. Algunas notas de último momento le pegaron en su línea de flotación y sumado a una respuesta tambaleante de su parte hundieron su candidatura en las profundas aguas de la derrota.

 

Las trampas sí pagan. El partido verde -delincuente electoral serial- se cansó de violar las leyes; fue multado en múltiples ocasiones, y ellos como la Dona… Inmobile. De última hora nos bombardearon con una andanada de mensajes de grandes pensadores políticos de los programas existenciales: sabadazo y Hoy -Galilea Montijo, Ninel Conde, el piojoso Herrera y demás seres iluminados- . En el distrito VIII el PAN le ganó al PRI con los números que históricamente se manejan, pero la suma de los votos del verde pajarraco inefable le dio el triunfo a Quirino Ordaz dejando a Martín Pérez triste y abandonado teniendo que regresar desconsolado a su curul local.

 

Las encuestas sirven para lo mismo que el pronóstico del clima. Ya son elecciones consecutivas, y nada más no dan una los encuestadores. A lo largo y ancho del país los números nada nos cuadran para los estudiosos de las “fotografías del momento”, se contradicen, reportan cifras muy alejadas unas de otras y al final de la elección no se acercan a la realidad ni por error. Es tiempo de ir cambiando los métodos de medición y confiar más en los meteorólogos –al menos ellos pueden culpar al cambio climático de sus yerros-.

 

Candidato mata estructura. Las estructuras se desmoronan, las maquinarias se desvialan y el voto duro se vuelve más blandito que el pan Bimbo remojado cuando existen candidatos con cierta coherencia en su discurso y personalidades avasallantes. Manuel Clouthier demostró que un político puede estar por encima de su persona y convertirse en una bandera, al comprender pulso del ciudadano que pretende representar el Ingeniero encarnó el icono de la lucha y rebeldía. El distrito V fue arrebatado al PRI; su candidato, Ricardo Hernández Guerrero, confío en demasía en sus operadores dándose el lujo de despreciar algunos debates creyendo que las encuestas lo daban como ganador. Las candidaturas se construyen, no bajan del cielo en forma de torrente alineada.

 

Hay muchas más obviedades en esta jornada democrática, pero ya vendrán nuevas elecciones y los mismos errores se repetirán. La política no es un lugar donde abunden las genialidades, mas son un campo de juego para los tercos y amnésicos pronto regresarán con divertimentos para chicos y grandes.

 

EL MEMENTO DE HOY

 

Twitter: @juanordorica

COMENTA LA NOTA