El mundo de la política está lleno de personajes que parecen sacados de videojuegos. Si algo nos han enseñado estos juegos, es que existen códigos ocultos para vencer más fácil a los enemigos que enfrentamos. Sin embargo, los gamers alrededor del mundo quedarían estupefactos al comparar los trucos de sus juegos con los trucos de la política. Existen diferentes tipos de personajes en los universos de la grilla, cada uno tiene una habilidad especial, habitan en sus propios mundos y enfrentan a sus propios jefes finales.

 

Metroid es un juego que plantea la existencia de piratas espaciales. Destruyen todo lo que ven a su paso, absorben la energía de los seres vivos para dejarlos inertes y emprender la conquista del universo utilizando los conocimientos de la raza Metroid. Existe una esperanza para terminar con esta amenaza: Samus Aran. Al igual que en esa distópica galaxia, Sinaloa también tiene su propia Samus: Sandra Lara. Ella enfrenta a los enemigos del estado, a los piratas de la reacción; armada de sus rayos progresistas impone sus leyes de avanzada. La realidad es que Samus, al final del juego, a pesar de todas sus luchas, no es otra cosa que una cazadora de recompensas.

 

Sonic el erizo alcanza velocidades supersónicas, se enrolla sobre sí mismo, con sus pinchos pone fuera de combate a sus enemigos, tiene una personalidad egocéntrica, pero sus acciones casi siempre son desinteresadas. Edgardo Burgos se mueve a la velocidad del erizo azul, tiene que enrollarse con mucha frecuencia para escapar de sus perseguidores y ocasionalmente le pegan ataques de ego subido. Ambos tienen peleas épicas contra sus archienemigos que utilizan maquinarias como armamento principal. Es curioso que, tanto Sonic como Edgardo, casi siempre tengan triunfos parciales y no puedan celebrar victorias completas.

 

Pacman y Asteroids fueron juegos que dominaron los 80’s, incluso antes que llegaran las consolas dominaban el reino de las tragamonedas – las famosas maquinitas – juegos sencillos, sin mucha variación, repetitivos, programados con los estándares de la época y con patrones muy definidos en sus movimientos. Heriberto Galindo y David López, hijos del Atari, siguen persiguiendo fantasmas de colores y meteoritos transparentes; mientras el resto de los personajes se mueven en ambientes de tres dimensiones y con gráficos espectaculares, ellos esperan que tragar píldoras de energía, dar vueltas sin sentido y comer frutitas sea suficiente para mantener la atención del público jugón. Lo más probable es que su destino los lleve por el mismo camino de los miles de cartuchos del no muy bien recordado juego de ET -worst videogame ever-, ser enterrados en medio del desierto, para cubrir la vergüenza de sus creadores, sin nadie que reclame su propiedad.

 

Zenén Xóchihua, experto fontanero de la política, morador de las cañerías y saltador experimentado fue emboscado por un puñado de Koopas. El Mario Bros del norte tuvo una tarde complicada a mano de los esbirros de Bowser. Al parecer, todo indica, que los Koopa Troppa querían plantar hongos mágicos en su transporte, pero más temprano que tarde Zenén Bros se calzó su disfraz de zorro volador, tomó vuelo y escapó de las manos de sus enemigos.

 

Esperemos que la mayoría de nuestros políticos sepan usar los controles, no reinicien el juego al ser superados por sus enemigos y lo más importante de todo… no terminar con un luminoso ¡Game Over! sobre sus pantallas.

 

EL MEMENTO DE HOY

 

 

Twitter: @juanordorica

COMENTA LA NOTA