La semana pasada, el jueves 23 para ser más preciso, el Centro Empresarial de Sinaloa de la COPARMEX tuvo su Asamblea General Ordinaria, en donde fue ratificado el nuevo director del organismo, Enrique Pun Hung. Contando con la presencia del presidente nacional de la confederación, Juan Pablo Castañón, el evento, además de servir de marco para la toma de protesta de la nueva mesa directiva, fue el colofón perfecto para una de las dirigencias más activas y protagonistas de los años más recientes.

 

Mariano Gómez Aguirre, presidente saliente, fue muy enfático en el periodo de su presidencia (2012-2015) en los temas de transparencia; la mayoría de sus discursos y posicionamientos ante los medios de comunicación invitaban a la ciudadanía a solicitar la rendición de cuentas de sus representantes. En más de una ocasión hizo señalamientos públicos sobre los comportamientos de algunos servidores y exigía aclaraciones sobre supuestos actos de corrupción. De igual forma fue un férreo crítico de la reforma fiscal y sus efectos nocivos sobre el sector empresarial en particular y sobre la población en general, inclinando su postura a una revisión sobre los esquemas tributarios actuales; incluso, fue depositario de sermones evangelizadores del diputado federal, Heriberto Galindo, donde llamaba al arrepentimiento por sus palabras críticas a la sacro santa palabra del señor de las tijeras de hacienda. Uno de sus principales actos de congruencia ciudadana, fue el oponerse al nombramiento de Jacinto Pérez como Consejero Estatal Electoral; los partidos políticos, salvo el PRD, dejaron pasar a un árbitro con tendencias localistas como defensor de lo neutralidad democrática, Mariano tuvo la decisión y temple suficiente para denunciar a un personaje algo más que polémico. 

           

COPARMEX ha sido un semillero de ciudadanos que buscan el bien común, su condición de organismo empresarial puede asociarse a la elite social; sin embargo, la mayoría de sus agremiados representan el éxito por esfuerzo propio, con empresas serias y ordenadas. Mariano, es uno de estos casos, no sólo administra un negocio exitoso, también ha mostrado una verdadera preocupación por la comunidad y el sector al cual representa. Algunos de sus antecesores han sobresalido en la vida pública, llevando los principios que COPARMEX representa, son ciudadanos respetables, pero sobre todo, ciudadanos comprometidos. Las empresas sólo son únicamente extensión de sus ideales. 

           

La clase política del estado necesita nuevas figuras. Con el activismo social que Mariano llegó a demostrar en su paso por la dirigencia de COPARMEX, debe representar una nueva opción de liderazgo ciudadano en los próximos años. Los partidos políticos tienen que voltear su mirada a este tipo de opciones, los políticos profesionales necesitan aprovechar la experiencia de actores provenientes de otros sectores, sólo así podremos enriquecer el ejercicio del poder. Líderes populares hay muchos, pero ciudadanos comprometidos pocos. Mariano Gómez Aguirre puede esperar paciente la oportunidad, su tenacidad y compromiso seguramente más temprano que tarde lo llevará por el camino de la política, será decisión de él si decide responder a ese llamado.

 

EL MEMENTO DE HOY

 


 

Twitter: @juanordorica

COMENTA LA NOTA