Arrancan las elecciones para elegir diputados federales. Junto a ellas vienen marchando –como las vocales- los ejércitos de encuestas, opiniones, análisis y hasta apuestas. Los 8 distritos electorales merecen radiografías detalladas de sus candidatos, las propuestas de ellos, los riesgos y las anécdotas que saldrán en las contiendas; sin embargo, a mi juicio, son las elecciones entrelazadas las que despiertan intereses más complejos y divertidos.

 

Muchos actores políticos están poniendo en juego algo más que una elección a diputado. En el distrito IV con sede en Guasave, Diva Hadamira apuesta por sacar adelante a su protegida, Diana Armenta. Una derrota de esta candidata pondría a la senadora contra las cuerdas, máxime que sería la segunda vez que perdería un ahijado de la hermana Diva en su terruño; hay que recordar cómo Blas Rubio mordió el polvo a manos de Armando “Kory” Leyson, con todo y el apoyo de la hoy pretensa candidata a gobernadora –nadie le pide que se meta en estas elecciones regionales, allá ella y sus asesores– si no puede ganar en su predio, qué esperanzas tiene en otras latitudes.

 

Héctor Melesio Cuen y el PAS quieren demostrar su musculo político. Utilizando las lagunas en las leyes electorales, como Beto el Boticario con un pase mágico, convierten militantes en ciudadanos, registrando a Giova Camacho por el Distrito VIII de Mazatlán y a Víctor Burgueño -él, cuando fue rector, juraba que no tenía nada que ver con el PAS- por el VI que agrupa todos los municipios del sur del estado. En estas dos elecciones el cuenato espera cosechar una cantidad de votos suficientes para vender caro su amor en el 2016.

 

Por los rumbos del norte, en el distrito II con sede en Ahome, es quizás donde más intereses van a confluir, la batalla se espera dura y sin cuartel. El PAN, dolido por la elección a la alcaldía pasada, buscará cobrarse la afrenta contra el aparato municipal y parte del estatal, también Heriberto Galindo tiene sus intereses metidos en la contienda. El judas de moda, Ernesto García, quiere congraciarse con sus orígenes, dicen que lo que bien se aprende nunca se olvida, por eso el costal de mañas pudiera regresas más cargado, después de dirigir una quinta columna entre los azules.

 

Manuel Clouthier por el distrito V de Culiacán le pondrá mucho sabor al caldo, veremos si un candidato independiente –los del PAS no cuentan, esos son de chocolate- puede sobreponerse a la falta de una estructura a la hora de movilizar a sus simpatizantes o simplemente cubrir todas las casillas a la hora de cuidar su voto. Manuel, en algún momento, deberá tomar la decisión de ser candidato o ser estratega de campaña. Por otro lado Jesús Enrique Hernández “el chuquiqui”, someterá a su retoño a duras pruebas; veremos algunas maniobras desde el congreso, para brindar protección al orgullo de la juniorcracia priista.

 

La campañas ya comenzaron, que cada quien agarre su silla pues la música va a dejar de tocar. Son algunos cuantos quienes podrán seguir participando en las siguientes rondas, las historias entrelazadas de esta elección pintan para ser más importantes que la elección misma. Que no nos distraigan los candidatos…los verdaderos protagonistas no tendrán su nombre en la boleta.

 

El MEMENTO DE HOY

 

 

Twitter: @juanordorica

 

COMENTA LA NOTA