Fue durante el sexenio de su socio y amigo, Jesús Aguilar Padilla, donde Vizcarra consolidó su poder político, si bien en los años del gobierno de Juan S. Millán tiene sus primeras incursiones en política, es hasta el periodo de Aguilar donde su protagonismo toma fuerza y acapara decisiones del ejercicio del poder. Durante los primeros tres años de la administración Aguilarista funge como Secretario de Desarrollo Económico. De facto, su posición fue más parecida a la de un vicegobernador, construyendo una subsecretaría con poderes metalegales y ampliando su área de dominio a otras dependencias. Para la segunda parte del sexenio de Aguilar, Jesús Vizcarra decide ir por la alcaldía de Culiacán, llevando la maquinaria de gobierno y de mucho dinero detrás de él, no tiene complicaciones en ganar la elección. Ya en el cargo, comienza una administración de tintes cuasi dictatoriales, con resultados polémicos y de muchos sinsabores.

 

Jesús Vizcarra se jactaba de ser hombre de resultados, de manera abierta y sin eufemismos denostaba a los servidores públicos, para él, casi todos eran una banda de mediocres, ineptos o al menos, ineficientes. Sus ideas revolucionarias se imponían y la verdad iluminada lo acompañaba en los cargos que ocupaba. La planeación no debería existir…ejecutar, ejecutar y ejecutar, era la consigna de sus funcionarios, nada de hacer planes, es una pérdida de tiempo y dinero.

 

Los reglamentos y procedimientos existen por algo, no para Vizcarra, él está por encima de ellos, durante su paso por la Secretaría de Desarrollo Económico manipulaba las reglas de operación de programas federales, argumentaba que así se podía sacar mayor provecho de ellos, sin embargo, sus ocurrencias llevaron a Sinaloa a estar vetados un par de años en algunos de estos programas; ejecutar primero, planear después cobraba sus primeras víctimas. En el ayuntamiento las cosas no fueron diferentes; solicitar permisos… ¿Para qué?, esa es cosa de burócratas, los transformadores no necesitan orden, solo ejecución. Como todo capricho tiene consecuencias, los culiacanenses tuvieron que pagar por ellos, obras públicas, como el eje federalismo vieron pasar 4 alcaldes para destrabar los permisos, construyamos primero, pidamos permiso después volvía a ser el grito de las huestes Vizcarrianas. No podemos dejar por fuera su ambicioso plan de pavimentación, donde las calles a la primer lluvia tenían más hoyos que las encuestas de Vizcarra.

 

Cualquiera puede llegar al servicio público e ignorar los procedimientos, eso de ninguna manera lo convierte en un hombre de avanzada, ser un buen gobernante implica ser exitoso siguiendo las reglas. Vizcarra se vale de Chicanadas para gobernar, su verdadera debilidad radica en su poco respeto por los lineamientos, triunfar en política va más allá de emular al buen borras, actuar primero, pensar es opcional. Imagine usted, apreciable lector, a Jesús Vizcarra en el juego de mesa llamado “turista”, todos obedecen las reglas -cobran sus 200 pesos cada que pasan por México- pero él decide tomar las mejores propiedades del juego, poner hoteles donde quiera, brincar su turno y no pagar multa en Groenlandia; al terminar la partida, se levanta henchido y todavía se burla de sus rivales por obedecer las reglas diciendo que es el único capaz de entender cómo se llega a la victoria.

 

Ser un hombre exitoso de negocios no lo excluye de ser un mal administrador público, no es lo mismo trabajar con el dinero propio, que cuidar lo que es de todos. Tal vez sus formas de hacer política si no vinieran acompañadas de ese respaldo económico, se perderían en la indiferencia y sería un político más de limitados modales.

 

El pasado miércoles 25 de marzo falleció César López “el Rayito”, analista político, servidor público y activista social -fue líder en la asociación estatal de trasplantados-. Entre sus amigos extrañaremos sus atinadas opiniones de su famosa lupa política, su compañerismo y su trato afable para con todos. Extraordinario ser humano era el Rayito, que sin duda, marcó una diferencia entre quienes tuvimos la fortuna de convivir con él. Mis más sentidas condolencias para su familia y un abrazo donde quiera que estés César.

 

EL MEMENTO DE HOY (IN MEMORIAM)

 

 

Twitter: @juanordorica

 

COMENTA LA NOTA