#DEPKikiMendívil. Tuvo un día glorioso el viernes, con el acto de entrega de 10 ambulancias y dos unidades médicas móviles a Sinaloa, como parte del programa IMSS Prospera que él encabezó en el estado hasta que la muerte lo alcanzó: justo al día siguiente.

 

Enrique Mendívil Pérez, gerente delegacional de IMSS Prospera (antes IMSS Oportunidades) se muestra orgulloso al ser entrevistado, en un video que circuló en Facebook, acerca de este logro que sin sus gestiones no habría sido posible. 

 

Antes, el 21 de febrero, el director general del IMSS Mikel Arriola visitó Sinaloa y anunció una inversión de 240 millones de pesos en infraestructura hospitalaria para nuestro estado.

 

Los primeros 11 millones llegaron a las dos semanas, con las unidades entregadas el viernes. No es fortuito: Arriola, yerno del ex diputado federal Heriberto Galindo Quiñones, tiene una estrecha relación con los sinaloenses, en particular con los de la clase política.

 

Venía una buena época para Enrique Mendívil, un joven con proyecto para 2018. Estaba listo, se encontraba en el lugar preciso para lucir a nivel público y para demostrar sus capacidades como gestor y funcionario.

 

La política en materia de salud es un tema en el que se manejaba como pez en el agua. Lo conocimos en 2005, tenía 28 años de edad  y ya era director del Seguro Popular en el estado. Un joven que quería comerse al mundo: contagiaba su espíritu energético, sus ganas de "hacerla en grande" en política, y entonces, como ahora, todo estaba puesto para que así fuera.

 

En ninguno de los dos casos se pudo. En 2010, el asesinato de su padre, el poderosísimo líder de la Unión Ganadera Regional Enrique "El Gallo" Mendívil Flores y la derrota en las urnas del proyecto a la gubernatura de Jesús Vizcarra, al que se entregó en cuerpo y alma, le cortaron las alas.

 

Ahora, fue su propia muerte, también por medio de las balas, lo que puso fin a todo lo que Enrique Mendívil Pérez pudo llegar a ser.

 

Era un muchacho muy querido por quienes lo rodeaban, simpático, entregado a su trabajo y deportista: gustaba de participar en maratones. El Internacional de Culiacán, el pasado 22 de enero, sería el último en el que corriera.

 

Tras la agotadora cuanto exitosa jornada de trabajo que tuvo el viernes, la noche del sábado "El Kiki", cómo le decían sus cercanos, decidió salir a festejar en compañía de un grupo de amigos. 

 

Se le vio feliz en el "Cabanna", de donde a altas horas de la noche salió rumbo a otro bar, "La Consentida", donde se reuniría con otras personas.

 

En el camino fue interceptado. Se lo llevaron a la salida de Culiacán y, ya en despoblado, le dispararon directo a la cabeza. No hubo torturas, tampoco llevaba días secuestrado como en algún momento se dijo. Se trató de un levantón que minutos después terminó en homicidio.

 

El 8 de noviembre apenas había cumplido 40 años de edad. Estaba felizmente casado y era padre de dos pequeños.

 

 

 

#Tenebra. Tres hechos policiacos marcaron la campaña electoral de 2010, singular desde el punto de vista en que se le observe. Los tres tuvieron como protagonistas a algunos de los principales operadores políticos de los dos contendientes a la gubernatura:

 

La aprehensión y arraigo por dos meses de Luis Perez Hernández, del equipo de Malova, y dos asesinatos: el del entonces secretario de Turismo estatal Antonio "El Güero" Ibarra en noviembre de 2009 y el de "El Gallo" Mendívil en junio de 2010. 

 

2009, 2010, 2011, fueron tiempos en que hacer política era jugarse la vida en Sinaloa.

 

Esperamos no volver a aquella oscuridad, a aquella barbarie.

 

Lo decimos porque ayer no hubo un solo medio de comunicación que, al dar la nota sobre la ejecución de Enrique Mendívil Perez, no destacara, como principal dato, el parentesco de la víctima con "El Gallo".

 

Algunos ni siquiera mencionaron que se trataba de un alto funcionario federal; en todo caso, lo  anotaron en segundo plano.

 

El fantasma del 2010 fue lo que volvió a permear en las noticias y sobre todo en los comentarios de café, de grupos de WhatsApp y  de redes sociales.

 

Una secuela de aquellos años sería fatal para el Sinaloa que todos queremos. 

 

Dios guarde la hora.

 
 
 

Twitter: @LuisEnriqueRam7

Facebook: Luis Enrique Ramírez

Correo:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Instagram:  http://instagram.com/luisenriqueram7

COMENTA LA NOTA