#Agallas. En abril de 2014, una investigación de MVS Radio descubrió que el presidente del PRI en la Ciudad de México, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, operaba una red de prostitución al interior del partido.

 

La grabación de una reportera infiltrada como trabajadora demostró que Gutierrez de la Torre contestaba a jóvenes mujeres como supuestas asistentes y edecanes, con sueldo a cargo de la Secretaría de Finanzas del PRI, pero cuyo verdadero trabajo era dar servicios sexuales tanto al presidente del partido como a sus amigos y aliados políticos.

 

El poder de Gutiérrez de la Torre dentro del priismo era descomunal. Heredó el liderazgo de los pepenadores de su padre, Rafael Gutiérrez Moreno, conocido como "el rey de la basura", y no sólo amasó de allí una gran fortuna, sino que tenía bajo su mando a legiones de personas, parte fundamental de la estructura priista en la capital del país. 

 

A tal grado llegaba su poderío, que en un enfrentamiento con otro grupo de pepenadores, a él y a su madre Guillermina de la Torre se les acusó de asesinar a dos personas y fueron exonerados por la justicia. 

 

Luego Cuauhtémoc se convirtió en diputado federal como parte de aquella agresión a los derechos políticos de las mujeres conocida como "las juanitas" en 2009: para fingir que se cumplía con la equidad de género, se nombraba candidata a una mujer pero a los días de asumir el cargo pedía licencia y era sustituida por su suplente, un hombre.

 

 

 

#ElRescateDeAraceli. La historia de Gutiérrez de la Torre está plagada de violencia de todo tipo a las mujeres, pero lo de la red de prostitución generó tal escándalo, que fue destituido como presidente de su partido y sometido a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI para analizar su expulsión como militante.

 

Nombraron como presidenta de esa importante comisión a una sinaloense, entonces de 32 años de edad: Reyna Araceli Tirado Gálvez, quien renunció al tercer día tras enterarse de que "la línea" era perdonar a Cuauhtémoc y mantenerlo entre las filas priistas.

 

Quienes dicen que Araceli debió quedarse en la comisión y combatir a Gutiérrez, evidentemente no saben cómo se manejan las cosas en política. La línea es la línea y el PRI, en particular, es un organización donde todo se da manera vertical.

 

Explicó Araceli en su cuenta de Twitter el 19 de marzo de 2015:

 

"Tomé la dolorosa decisión de renunciar a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI que era, para una mujer de mi edad, una gran oportunidad. Pero cuando conocí la agenda de esta Comisión, que pasaba por resolver el asunto del ex presidente del PRI-DF, por mi condición de mujer y por mis principios decidí renunciar a ésta, que sin ese asunto hubiera sido una gran oportunidad. Sólo espero comprensión de mi partido y de los priístas en general".

 

Con aquella renuncia, Araceli Tirado dio una lección de dignidad, de congruencia y de compromiso de género. Se negó a prestarse a un simulacro y otorgar todavía más poder a un hombre cuyo principal rasgo de personalidad era la agresión a las mujeres.

 

Sabía Araceli lo que venía tras su decisión, y asumió las consecuencias. Desde aquel año, fue literalmente "congelada" en el PRI, pese a su notable trayectoria: fue la primera mujer en dirigir el Frente Juvenil Revolucionario (hoy Red de Jovenes por México) en Sinaloa, regidora, diputada federal y consejera nacional, estatal y municipal de su partido.

 

Además está su impresionante historial académico: estudió al mismo tiempo las licenciaturas en Derecho y en Contabilidad, además de dar clases de inglés. Luego hizo una maestría en Derecho Fiscal y actualmente ostenta el grado de Doctora en Ciencias del Derecho.

 

En sus años en la "congeladora" se dedicó a la academia. Es catedrática en las facultades de Derecho y de Contabilidad de la UAS, y publicó un libro sobre Derecho Fiscal que le ha valido invitaciones a diversas universidades.

 

Un perfil como el de Araceli Tirado no podía pasar desapercibido por Quirino Ordaz quien, a menos de un mes de rendir protesta como gobernador, la rescató de nuevo para la política, al proponerla como directora general del Ismujeres, cargo que fue ratificado por el pleno del Congreso del Estado.

 

Los temas de mujeres, igualdad, derechos humanos y no violencia han estado siempre en la ruta de Araceli. Como abogada, participó en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, en 2003 le tocó representar a organizaciones civiles ante la ONU en Inglaterra y en el Frente Juvenil Revolucionario desarrolló con éxito estrategias de prevención de embarazos en niñas y adolescentes. Por citar algunos ejemplos.

 

Hoy, Día Internacional de la Mujer, saludamos la llegada de la Dra. Araceli Tirado al Ismujeres, donde sus prioridades serán "bajar" los temas de igualdad a los sectores más desprotegidos, incluir a ambos géneros en la lucha por una nueva cultura de respeto a la mujer y transparencia absoluta en el manejo de los recursos. Enhorabuena.

 

 

 

#AlgoVieneSucediendo. Por demás intrigados nos dejó el tuit que ayer por la tarde publicó Diva Gastélum, presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género del Senado de la República: 

 

Junto a una foto donde dialoga con el líder de la Cámara Alta Emilio Gamboa y otros senadores, la sinaloense escribió:

 

"En la víspera de alcanzar un proyecto por el que he luchado, sin tregua y desde hace algunos años: Violencia Política por razones de género".

 

Algo importante en este sentido va a ocurrir amigos, de nosotros se acuerdan. La violencia política es un tema pendiente en la agenda de las mujeres.

 

Bien lo dijo el presidente del PRI estatal Carlos Gandarilla en el homenaje que se le rindió el lunes 27 a la senadora: Hay un antes y un después de Diva en la política mexicana respectiva a los logros alcanzados por las mujeres.

 

Lo que suceda hoy, será el nuevo aporte de la Senadora Gastélum al tema. Uno más, entre muchos que pasan por uno verdaderamente histórico que ella impulsó desde el Senado y desde el Onmpri cuya presidencia acaba de entregar (a su comadre y también senadora, Hilda Flores): la obligación de ley para todos los partidos de otorgar el 50 por ciento de las candidaturas a las mujeres.

 

Diva recibió por parte del presidente nacional del PRI Enrique Ochoa Reza un nuevo encargo dentro del CEN: Secretaria de Atención a los Estados de Oposición, al que ya se encuentra abocada.

 

 

 

#GloriaDelCongreso. "¿Qué hago yo al lado de esas mujeronas que están ahí?", se preguntaba Marthita Arredondo, con su proverbial modestia, al ver su fotografía como parte de la exposición "Glorias de Sinaloa" que ayer se inauguró en el Pasillo de la Cultura y las Artes del Congreso del Estado, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

 

Agustina Ramírez, Inés Arredondo, Veneranda Bátiz, Alejandra Retamoza, Lola Beltrán, Rina Cuéllar, María del Rosario Espinoza y todas las mujeres que han sido diputadas forman parte de la galería.

 

Le damos a Marthita nuestra humilde respuesta: sin ella, no se entendería la vida legislativa de Sinaloa en el último medio siglo. Tan sólo por eso merece estar al lado de las grandes mujeres de nuestro estado en esta exposición, como es digna de todos los homenajes que en años recientes se le han brindado.

 

Ella nunca lo dirá, pero toda la clase política de Sinaloa lo sabe: Marthita ha sido la maestra de práctica parlamentaria para todo aquel que ha llegado a ocupar una curul a lo largo de estas cinco décadas. 

 

La conocimos allá por 1982, y ya era un elemento fundamental para la realización de cada sesión. Era la secretaria parlamentaria y hoy lo sigue siendo pero por gusto y también porque no creemos que haya nadie capaz de realizar tan delicado trabajo como ella. En realidad, Marthita tiene un cargo ya dentro del Congreso: es la jefa del Departamento de Proceso Legislativo.

 

Hoy es licenciada en Derecho, pero Martha Guadalupe Arredondo Sandoval llegó al Congreso como mecanógrafa, a los 16 años de edad, literalmente una niña de calcetas, hace 54 años.

 

Quien esto escribe, que empezó a cubrir la fuente legislativa siendo también un adolescente, se enorgullece de ser uno más de los discípulos de la Lic. Arredondo. Igual que a nosotros, ha ayudado a cientos de periodistas con su característica generosidad, porque mire que entender la mecánica interna del Congreso es complicado... 

 

El Congreso del Estado se encontraba entonces en el bello edificio del siglo 19 que se ubica en Rosales y Donato Guerra, donde actualmente funciona el IPN.

 

Cuando la conocimos, Marthita enfrentó una difícil prueba de la que salió avante: eran las dos primeras legislaturas en las que habían diputados de oposición. Antes todos del PRI, pero la reforma electoral en el sexenio del presidente José López Portillo permitió la creación de las diputaciones plurinominales y, con ello, la llegada a las cámaras de legisladores del PAN y del PSUM, el partido que entonces representaba a las fuerzas de izquierda.

 

En la segunda de estas legislaturas plurales en Sinaloa llegó el primer diputado de mayoría: el panista José Alfredo Lopez Arregui de Mazatlán; con él, en la bancada de Acción Nacional, estaban los diputados Rafael Morgan Ríos y Jesús Ramón Rojo Gutiérrez. Por la izquierda, eran diputados nuestro estimado amigo el Dr. Rubén Rocha Moya y el luchador por los derechos humanos Óscar Loza Ochoa.

 

Aquellos aguerridos políticos llegaron bajo la idea de que tendrían en su contra al personal del Congreso por el hecho de no ser priistas. Se equivocaron. Marthita se ganó su reconocimiento, respeto y afecto al tratar a todos exactamente igual. Jamás hubo queja por un equívoco u omisión en el diario de los debates, a cargo de ella. Y a la fecha...

 

Hoy, Marthita Arredondo continúa siendo un puente de unión entre las distintas corrientes ideológicas representadas en el Congreso. Todo el que ha pasado por allí le debe algo de su aprendizaje y es una figura de respeto por encima de cualquier político.

 

Otra enorme diferencia entre aquella primera legislatura que cubrimos y la actual: sólo dos de las diputaciones eran ocupadas por mujeres: La siempre elegante señora Elba Mundo de Navarro y la hoy directora del Cepavi Martha Ofelia Meza. En la actualidad, hay 18: las mujeres significan el 45 por ciento de la composición del Congreso.

 

Felicidades querida Marthita. Su inclusión entre "Las Glorias de Sinaloa" es más que merecida.

 

Cerramos la columna con dos fotografías: una de la inauguración de la muestra, con Marthita al lado de la diputada Irma Tirado, líder de la 62 Legislatura; y la otra donde aparece el cuadro de la Lic. Martha Guadalupe Arredondo Sandoval entre los de Chayito Espinoza y Rina Cuéllar.

 
 
 

Twitter: @LuisEnriqueRam7

Facebook: Luis Enrique Ramírez

Correo:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Instagram:  http://instagram.com/luisenriqueram7

COMENTA LA NOTA