#UnLargoCamino. Aclaración pertinente: el hecho de que se solicite la Alerta de Violencia de Género (AVG) para Sinaloa, no significa necesariamente que se vaya a otorgar.

 

En Nuevo León recién se aprobó en noviembre de 2016, pero la venían solicitando desde 2012. Otros estados como Colima, Baja California, Querétaro, San Luis Potosí, la han pedido desde hace tiempo y sus solicitudes siguen durmiendo el sueño de los justos.

 

La primera alerta de género emitida por Segob fue en julio de 2015 para 11 municipios del Estado de México, pero ello fue después de una larga batalla legal, en la que incluso el comité hubo de recurrir a un amparo.

 

Distinto pero no menos intrincado fue el segundo caso: ocho municipios de Morelos, donde la AVG fue solicitada por una asociación independiente, sin el acuerdo de las autoridades, por lo que su implementación ha resultado compleja, dada la falta de entendimiento entre las partes. 

 

El año pasado, la Secretaría de Gobernación activó alertas de género en 11 municipios de Veracruz, 14 de Michoacán, 7 de Chiapas y 5 de Nuevo León.

 

Existe un caso peculiar que es Jalisco, donde el Gobierno del Estado declaró la alerta de género con base en la legislación estatal, sin recurrir al gobierno federal. El protocolo en Jalisco, por tanto, se desmarca del de Segob, donde la Alerta de Violencia de Género funciona como instrumento de la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, promulgada por el Congreso de la Unión en 2007.

 

Respecto a nuestro estado, la AVG fue solicitada por primera vez hace un año por el Colectivo de Mujeres Activas Sinaloenses, que preside la doctora Teresa Guerra. El 8 de marzo de 2016, Día Internacional de la Mujer, el colectivo dio a conocer que había presentado la solicitud formalmente ante Segob el día anterior, para cinco municipios del estado: Culiacán, Mazatlán, Ahome, Guasave y Navolato.

 

Tan bien estructurada estuvo la solicitud, que Segob conformó un grupo de especialistas en materia de género (dos hombres y dos mujeres) de la Universidad Iberoamericana y de la Universidad Autónoma de Sinaloa con el objetivo de estudiar la circunstancia sinaloense y, con base en los elementos obtenidos, votar a favor o en contra de la emisión de la alerta. El grupo seleccionado por Segob lo conformaron, por la Ibero, María de la Concepción Vallarta Vázquez y Louise Zelda Lucienne David; y por la UAS, José Ramón Guzmán Serrano e Isaac Tomás Guevara Martínez.

 

Este sábado, de manera sorpresiva como es su estilo, el gobernador Quirino Ordaz Coppel firmó la solicitud de Alerta de Violencia de Género para Sinaloa, en reunión con   la comisionada nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, Alejandra Negrete Morayta, y con la directora del Instituto Sinaloense de las Mujeres (Ismujeres), Reyna Araceli Tirado Gálvez en Palacio de Gobierno. Presente también, el secretario General de Gobierno, Gonzalo Gómez Flores.

 

Aunque el mandatario estatal dijo tomar esta decisión como respuesta a una demanda ciudadana y de las organizaciones civiles, lo cierto es que ignoró olímpicamente al Grupo de Alerta, cuyos cuatro integrantes se quedaron en el limbo, esperando a que los llamaran a emitir su voto.

 

Lo positivo del caso es que el Gobierno del Estado y el Ismujeres hayan hecho propia la estrategia, que decidan hacerse cargo de la solicitud de alerta, y trabajen en ella.

 

Porque, señoras y señores, este es todo un tema, que va mucho más allá de los feminicidios y su investigación, si bien este es el fenómeno detonante del mecanismo. Pero la estrategia pasa también por acciones de prevención y de socialización, por el impulso de un lenguaje incluyente, por recursos económicos etiquetados para hacer frente a la contingencia, por los grupos de poder en aras de empujar acciones afirmativas y sobre todo por la sociedad, para lograr un cambio de paradigma respecto al trato a la mujer. 

 

La violencia en contra de las mujeres no se da por generación espontánea, forma parte de una cultura ancestral, extremadamente difícil de erradicar.

 

De acuerdo con la ONU, la violencia hacia la mujer observa tres rasgos:

  1. Invisibilidad: la marginación de la mujer, su trato como un ser inferior y la negación en casos de violencia intrafamiliar o de pareja y abusos sexuales de conocidos, familiares o desconocidos. 
  2. La “normalidad”: Cuando la violencia es continua se llega a un punto en donde la agresión se ve como justificada, es decir como si el hombre contara con la autorización per se para violentar los derechos de la mujer.
  3. La impunidad: La violencia hacia las mujeres se llega a considerar como un “asunto privado”, y por tanto no es juzgada como violación a ningún derecho ni es sancionable.

Todo ese universo comprende la Alerta de Violencia de Género, cuyo fin último es terminar con el maltrato y el asesinato de mujeres por el simple hecho de serlo.

 

 

 

#ApedirDeBoca. Un verdadero fiestón, tanto adentro como afuera del Auditorio Benito Juárez del PRI, tubo lugar ayer al mediodía y quien haya pasado por allí no nos dejará mentir.

 

Se trató del acto organizado por la FSTSE y por la CNOP estatal para apoyar al ex gobernador de Oaxaca José Murat para ocupar la dirigencia nacional del sector popular del PRI.

 

Se reunieron en Culiacán representantes de 10 estados: Aguascalientes, Colima, Jalisco, Nayarit, Durango, Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua y Sinaloa. 

 

El principal organizador fue el senador Joel Ayala, quien vino acompañado por Alfredo Villegas, actual Secretario General Adjunto del CEN de la CNOP, y por el diputado federal Marco Antonio García Ayala. Aquí se les unió otra personalidad nacional: nada menos que el senador sinaloense Daniel Amador Gaxiola.

 

En la parte operativa de la organización, estuvo el secretario general de la CNOP estatal Salvador Echeagaray y una mujer que tenía doble vela en ese entierro: Arcelia Prado, quien por una parte es secretaria técnica de la CNOP Sinaloa, y por la otra es dirigente estatal de la FSTSE.

 

Hubo intento de boicot, por parte de la ex líder Ernestina Camacho y su gente. Tres veces le ha ganado Arcelia (dos veces el sindicato de Salud y una vez la FSTSE) y no aprende: la señora dejó evidencias en grupos de whatsapp de cómo estaba organizando una protesta que metiera ruido al acto para dejar a los sinaloenses en ridículo frente a don José Murat y la gente de los demás estados. Con esas pruebas, lograron encarar a Ernestina que así terminó por perder la poca fe que le tenía el senador Joel Ayala.

 

Por eso en las fotos que aquí le dejamos verá a Arcelia sonriente, feliz, "Ganando como siempre" como dijera Belinda.

 

 

 

Twitter: @LuisEnriqueRam7

Facebook: Luis Enrique Ramírez

Correo:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Instagram:  http://instagram.com/luisenriqueram7

COMENTA LA NOTA