#LaMafiaDeSaludQuiereVolver. En 2009, sola, es decir carente de padrino político pero eso sí, con la base trabajadora de su lado, Arcelia Prado Estrada logró lo que parecía imposible: derribar a la mafia que tenía en sus manos al sindicato de la Secretaría de Salud.

 

 

Décadas de abusos, de empantanamiento laboral, de ver cómo únicamente los allegados a "los de arriba " lograban beneficios, acabaron para los trabajadores de Salud con la llegada de Prado Estrada a la secretaría general del sindicato.

 

Las simpatías hacia Arcelia entre la base, mayoritarias de por sí (por eso ganó) se fueron multiplicando con el paso del tiempo, de tal manera que en 2013 le pidieron por aclamación volver a contender para un segundo periodo en la dirigencia.

 

El resultado: un triunfo arrollador, de 3 a 1 por encima de su más cercano contendiente.

 

En 2014 el poder logrado por los trabajadores de Salud representados por Arcelia se amplió y alcanzaron la dirigencia estatal de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, el último resquicio que le quedaba a aquella mafia que dominó sólo para servir a unos cuantos. 

 

En menos de dos años, Arcelia logró lo inimaginable: un edificio propio para la FSTSE, ubicado frente a la sede estatal de su partido, el PRI.

 

Antes, la FSTSE despachaba en locales indignos, de 3 por 3 metros con cortina metálica, más propios de un changarro que de la mayor organización de trabajadores federales al servicio del estado. Ello, porque el dinero de las cuotas se iba directamente al bolsillo de los dirigentes, encabezados hasta entonces por un oscuro personaje, Ernestina Camacho.

 

Hoy, cuando el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) Sección 44 está por renovar periodo, las huestes de Ernestina, ahora bajo el manto del ex diputado federal Gilberto "El Güero" Ojeda, pretenden recuperar el poder y para ello emprenden una guerra sin cuartel contra Arcelia Prado.

 

Pretenden ignorar los logros históricos de las dos gestiones de Arcelia Prado al frente del sindicato: 16 mil 260 trabajadores basificados, becas para mil 600 hijos de trabajadores y la creación de la Escuela de Derecho Burocrático que otorga nivel de licenciatura a sus alumnos y resuelve el problema de aquellos que tenían preparatoria trunca.

 

Bajo la dirigencia de Prado Estrada, se han promovido los valores, la unidad familiar y se ha impulsado un servicio con mayor calidad y calidez a los pacientes.

 

Sin duda, se ha puesto en alto el nombre del gremio, y con ello, el del senador y líder máximo de la FSTSE, el senador Joel Ayala Almeida, quien al ver el trabajo de Arcelia la ha arropado políticamente. 

 

Si al principio Arcelia no tenía padrino político, hoy vaya que lo tiene, de manera que no está sola frente a la andanada de ataques que hoy lanzan en su contra. Que conste: Sobre aviso no hay engaño.

 

 

 

#DivaEnciendeElDebate. Luego del impacto social generado por el ataque a Ana Gabriela Guevara, gloria del deporte mexicano quien hoy funge como senadora, muchas han sido las muestras de apoyo a la medallista olímpica, pero una destacó por su coraje y trascendencia: la de su compañera Diva Gastélum, presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género del Senado de la República:

 

 

"Que los golpes de Ana Guevara sirvan para llamar la atención a un Senado que todos los días legisla, pero el tema de las mujeres y de la violencia en contra de nosotras,  siempre pueden esperar, siempre es al ratito”, dijo Diva en la tribuna de la Cámara Alta con su habitual valentía. Agregó:

 

"Esto es un tema de urgencia. Hagámoslo por Ana, hagámoslo por las mexicanas”.

 

Cierto: es hora de de que el Senado se ponga a legislar con la contundencia que debe en el asunto de la violencia de género. A ver si ahora que una de sus integrantes ha sufrido en carne propia esta realidad apremiante, deciden los señores legisladores abrir la agenda a los temas que durante cuatro años, incansable, ha insistido en poner sobre la mesa Diva Gastélum.

 

La sinaloense llamó públicamente a sus compañeros a no ser insensibles ante los hechos ocurridos en contra de la senadora petista, quien fue agredida físicamente por un grupo de hombres por el sólo hecho de manejar una motocicleta. 

 

Ana Guevara, resaltó Diva, es una mujer seria, solidaria, responsable y que nunca participa en debates fallidos, ni con estridencias.

 

Fuerte posicionamiento el de Diva. Esperemos que le señores que controlan el Senado no permanezcan, una vez más, impasibles ante la brutalidad de los acontecimientos.

 

 

 

Twitter: @LuisEnriqueRam7

Facebook: Luis Enrique Ramírez

Correo:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Instagram:  http://instagram.com/luisenriqueram7

COMENTA LA NOTA