#EmociónYOrquídeas. Cuando la señora Rosy Fuentes de Ordaz bajó de la camioneta en que llegó con su esposo, el gobernador entrante Quirino Ordaz Coppel, una ola de suspiros invadió Las Lichis.

 

Algunos de esos suspiros fueron de admiración, otros de alivio y la mayoría de admiración y de alivio al mismo tiempo.

 

En primer lugar, ver a la próxima primera dama del estado confirmaba la presencia de su esposo en la reunión política más relevante del año, y echaba por tierra el rumor reinante de que Quirino no llegaría, aún cuando confirmó su asistencia. 

 

La rumorología es la especialidad número uno entre los miembros de la clase política. Imagínese usted la intensidad con que se da en un evento que los reúne a todos.

 

Ahora bien, quiérase que no, el "borrego" crecía a medida que transcurría el tiempo, pues los Ordaz llegaron más de 60 minutos después de la hora que marcaba la invitación.

 

Para colmo, también el festejado llegó tarde, unos cinco minutos antes que Quirino y su señora. Extrañísimo por parte del gobernador Mario López Valdez, entre cuyas principales cualidades figura la puntualidad. 

 

Recordemos que la Comida de la Amistad de Las Lichis se ofrece en honor al mandatario estatal, como manifestación de unidad de los sectores productivos con quien lleva las riendas del estado.

 

Valga anotar que los únicos que jamás mostraron nerviosismo fueron los señores Salido Artola. Sin duda saben "de qué lado masca la iguana". Fue así que, mientras el resto se tronaba los dedos y barajaba escenarios de catástrofe, don Ildefonso reía a carcajadas pues, con su proverbial sentido del humor y su agilidad mental, inventaba un comentario jocoso para todo el que se acercaba a saludarlo; Luis Javier estaba cien por ciento dedicado a recibir a cada uno de los invitados, y doña Pilar se dejaba querer por todo mundo con esa mirada tan suya, sólo suya, que irradia paz y ensueño. La señora Pily es una mujer de poder, cierto, pero también cultiva flores.

 

 

 

#DobleSiete. En fin, la comida de Las Lichis perdería su esencia si no hubiera un elemento de emoción en ella, y en esta ocasión el suspenso abundó puesto que eran dos los puntos de interés: el gobernador entrante y el saliente. 

 

Pero además, se logró reunir a un número récord de ex gobernadores, si tomamos en cuenta que por primera vez aceptó la invitación Jesús Aguilar Padilla. Los otros "ex" fueron Antonio Toledo Corro, Francisco Labastida Ochoa y Juan S. Millán. Además, se agregó otro gobernador en funciones, de otro estado: José Rosas Aispuro Torres de Durango, el querido "Güerito" de tantos sinaloenses puesto que aquí desarrolló buena parte de su carrera política, además de ser "hermano adoptivo" del diputado Aarón Rivas Loaiza.

 

En total, siete hombres que son, han sido o serán cabezas de una entidad federativa, juntos alrededor de una misma mesa que demuestra el poder de convocatoria de la familia Salido Artola y del Grupo Editorial El Debate. 

 

El 7 es un número de buena suerte en el beisbol (el famoso séptimo inning), recordó Malova en alusión a que se trató de la séptima Comida de Las Lichis. La primera tuvo lugar en diciembre de 2010, para celebrar su triunfo en las elecciones de gobernador.

 

Bien, pues no se dijo allí pero para el columnista esta séptima reunión convocada por los Salido puede tomarse también como celebración de la victoria de Quirino Ordaz en las votaciones del 5 de junio, dado que ninguno de sus contendientes fue requerido. 

 

En cambio, por primera vez hubo mesas de quirinistas y hasta de vizcarristas que figuraron como pilares de la campaña del gobernador electo. Intentaron mantener perfil bajo y se ubicaron en las orillas, pero resultó evidente cómo todas las miradas estuvieron pendientes de las mesas que ocupaban Carlos Ortega, Joel Bouciéguez y varios familiares de Ordaz Coppel por un lado, y por el otro la de Alberto Camacho García, Connie Zazueta, Adriana Ochoa del Toro y Jair Flores.

 

Una característica distinguió a la mesa de honor: ningún "candidateable" para el próximo gabinete estatal figuró en ella. La excepción que confirma la regla es Javier Lizárraga (se le menciona como posible secretario de Desarrollo Económico), pero recordemos que ha sido uno de los empresarios que nunca faltan a esta comida y siempre es colocado en la mesa principal.

 

Todo indica que la discreción fue una orden directa de Quirino Ordaz a los miembros de su equipo que asistieron a la comida. Ello se extendió a los líderes del PRI, según nos enteramos de buena fuente: pidió a la presidenta y al delegado estatal, Rosa Elena Millán y Ramiro Hernández, respectivamente, que no se sentaran en la mesa de honor sino en una de enseguida. La explicación de tal directriz puede ubicarse en la parte medular del discurso de Quirino Ordaz en Las Lichis:

 

"Aquí no hay colores y eso es importante para Sinaloa y su futuro. Vamos a trabajar sin colores para que a Sinaloa le vaya muy bien. Lo más importante es trabajar de la mano, porque uno solo no puede".

 

 

 

#UnidadProbada. Hubo otro rumor que la comida de Las Lichis derribó, y se trata de uno que se había extendido por meses: las supuestas diferencias entre Quirino y Malova (y sus respectivos equipos) por las cuentas que uno recibe y el otro entrega.

 

 

El abrazo entre ambos personajes denotó sinceridad pero no sólo eso: El discurso de ambos no deja lugar a dudas sobre la buena relación que existe entre el gobernador entrante y el saliente.

 

Le dijo Ordaz Coppel a López Valdez:

 

"Reconozco tu esfuerzo, en toda esta etapa a la que le has impreso toda tu pasión, coraje, energía en momentos muy difíciles porque hay que reconocer que no es fácil y menos fácil un toro como lo es Sinaloa".

 

Malova le correspondió con las siguientes palabras al hombre que encabezó los trabajos de entrega-recepción por parte del gobierno anterior cuando asumió el mando en 2011, el mismo hombre que ahora recibe de vuelta el Gobierno del Estado, pero para encabezarlo:

 

"Yo no tomé a Sinaloa de cero, lo tomé en un lugar y lo llevé a otro lugar y seguro estoy de que Quirino Ordaz hará un buen trabajo porque es un hombre de visión".

 

 

 

#SuspirosPendientes. Un éxito redondo fue, pues, por el lado que se le analice, la Séptima Comida Anual de la Amistad. Larga vida para este encuentro necesario en un estado que requiere de la unidad para avanzar. A título personal, nuestro más profundo agradecimiento a los señores Salido y a la editora general de los periódicos El Debate, Andrea Miranda, por incluirnos entre los invitados, pero sobre todo por brindarnos el privilegio de su amistad.

 

Para concluir esta columna, ejemplo del modo en que la reunión de Las Lichis sigue siendo objeto de comentarios mucho tiempo después de llevarse a cabo, volvemos al tema de los suspiros que atrajo el arribo a la finca de la señora a Rosy Fuentes de Ordaz.

 

Los de admiración, de los que no hablamos al iniciar este texto, fueron producto de la belleza y la impactante personalidad de quien será nuestra primera dama dentro de 24 días. 

 

No fue sólo el atuendo, sino cómo lo portó. La buena percha, que le llaman.

 

"Es una Jackie Kennedy", comentó espontáneamente nuestra compañera de mesa y amiga queridísima Adelaida Ayón Lares, actual delegada estatal de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

 

Cierto: el gobernador Quirino Ordaz cuenta con una compañera que le dará carisma y glamour a su administración, pero ante todo sapiencia, habilidad para contactar con la ciudadanía y calidez humana.

 

Buenos tiempos le esperan a Sinaloa, amigas y amigos, y una vez más el escenario que lo hizo patente fue la comida de Las Lichis.

 

 

Twitter: @LuisEnriqueRam7

Facebook: Luis Enrique Ramírez

Correo:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Instagram:  http://instagram.com/luisenriqueram7

COMENTA LA NOTA