#SigueElCuenato. En junio del año próximo concluye el periodo del actual rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera. 
 
Pero no se irá. Para eso tiene de su lado al rey del madruguete:
 
Bajo el amparo del "factor sorpresa", el equipo de Héctor Melesio Cuen Ojeda desarrolla una subrepticia operación orientada a reelegir por otros cuatro años al doctor Guerra y así mantener, sin mayores riesgos, el control de la UAS como principal brazo político y financiero del PAS.
 
En nuestras manos está el Proyecto de Modificación al Estatuto General de la UAS en lo referente al procedimiento legal para la reelección de Rector a un periodo inmediato siguiente.
 
La propuesta se presentará en una sesión del Consejo Universitario que está por llevarse a cabo en unos días, se convocará de último momento y tal vez se intente realizar en secreto. Desde luego que la reforma se aprobará por unanimidad: todos los integrantes del consejo sirven a los intereses de Cuen.
 
En esa sesión, además, se acordará que la reelección del rector se lleve a cabo en los primeros 10 días de enero próximo.
 
El documento elaborado por la Comisión de Estudios Jurídicos, a solicitud del C. Rector y a través de Secretaría General, especifica que el "Honorable Consejo Universitario" es el único facultado para aprobar la reelección "en sesión convocada previamente para tal efecto, en el año que corresponda". 
 
La modificación al Artículo 42 bis del capítulo III bis del Estatuto General "Del Procedimiento para la Reelección del Rector" establece:
 
"El proceso de reelección deberá estar concluido a más tardar el último día hábil del mes de enero del año que corresponda".
 
En este caso, estamos hablando de enero de 2017.
 
Se especifica también que la toma de protesta del rector reelecto tendrá lugar hasta el 8 de junio.
 
El interés de apresurar el procedimiento es para no dar tiempo a que otros candidatos alcancen a desarrollar proyectos de sucesión a la rectoría y así evitarle dolores de cabeza a Cuen: un pendiente menos en su desaforada carrera por la senaduría en 2018 y por la gubernatura en 2021.
 
El proyecto de reformas al Estatuto General de la UAS señala que en las modificaciones del 2013 quedaron "lagunas" en el tema de la reelección, pero en realidad de lo que se trata es de llevar a cabo el trámite por la vía rápida o "fast track".
 
Aduce el documento que la reelección se justifica por "la necesidad de que el Rector pueda llevar a cabo una gestión institucional con una visión fundada en programas y proyectos de largo alcance y mantener su seguimiento para lograr las metas planteadas, que trasciendan el ámbito de la UAS e impacten en el desarrollo del estado, de la educación superior y de la sociedad en general, obedece a la necesidad de concretar las acciones planteadas para alcanzar la consolidación de dichos programas y proyectos en curso, de tal manera que los iniciados durante una gestión rectoral se continúen y concreten de manera exitosa".
 
Eso dice. La realidad todos la sabemos: en la UAS de hoy lo que menos importa es la educación. Todo allí se orienta hacia la consolidación del proyecto político de un solo hombre que es Héctor Melesio Cuen Ojeda.
 
Por lo pronto, hoy con esta columna les echamos a perder la sorpresa. De nada.