#SignosVitales. Intensa jornada política vivió ayer el Partido Acción Nacional en Sinaloa, con epicentro en esta ciudad de Culiacán donde confluyeron quienes son, hoy por hoy, los cuadros más representativos del blanquiazul en el estado, al mando de Renán Barrera.

 

El espíritu de triunfo que hoy permea al panismo rumbo a la recuperación de la Presidencia de la República en 2018 ("los astros se alinean en su favor", dijeran los clásicos y en la columna de ayer explicamos por qué) se dejó sentir entre todos aquellos que dan forma a lo que podemos llamar, aquí sí y con todas sus letras, un nuevo PAN.

 

En un ambiente de auténtica armonía, pocas veces visto en los años recientes, se reunieron para llevar a cabo diversas actividades los dirigentes estatales y municipales, así como los diputados y alcaldes electos.

 

El corolario del día de ayer al interior de Acción Nacional en el estado, bien pudiera resumirse en la frase que el secretario general del Comité Directivo Estatal, Luis Ernesto Nueves Robinson Bours (actor decisivo en la difícil tarea de tender puentes entre los diferentes grupos del blanquiazul), publicó en su cuenta de Twitter al caer la tarde:

 

"El PAN Sinaloa está de vuelta. Con generosidad y unidad será un eslabón más de la cadena rumbo a Los Pinos". Rubricó con el hashtag "Se puede".

 

 

 

#AliadosConAnaya. Claro que se puede, tanto que es prácticamente un hecho. Los acontecimientos de cada día que pasa en este país (incluidos sobre todo los errores del gobierno federal) confirman que, en la carrera hacia la sucesión presidencial, la ventaja es ya irreversible en favor del PAN. 

 

Con un buen candidato como seguramente habrá de serlo el actual líder del CEN Ricardo Anaya, y la alianza con otras fuerzas como el Partido Verde, dejarían fuera de la jugada al otro gran competidor que sigue siendo hasta el momento Andrés Manuel López Obrador de Morena.

 

Recordemos que en el 2 mil el PAN alcanzó la presidencia en coalición con el PVEM. Respecto al PRD hay una historia de alianzas electorales en los estados y hoy las condiciones son propicias para ir juntos "por la grande", como apuntamos ayer.

 

 

 

#LaAgendaPendiente. El programa panista de ayer lo inició un encuentro con la Intercamaral que encabeza Julio César Silvas y concluyó con una comida en casa del diputado electo Roberto Cruz, líder del que ha logrado convertirse en el grupo de mayor peso político y representatividad entre la militancia panista sinaloense.

 

En medio, hubo una reunión de los dirigentes con los diputados electos, otra de Nieves Robinson Bours con los dos presidentes municipales panistas electos (Lindolfo Reyes de Choix y Manuel Pineda de Rosario), y la más trascendental sin duda alguna: 

la correspondiente al Proyecto de Transparencia y Reingeniería del Padrón de Militantes. 

 

"Por un registro certero y transparente" fue el tema del encuentro que vino a conducir Eduardo Urbina Lucero, director nacional del Registro Nacional Militantes del PAN.

 

He allí, amigas y amigos, la tarea más delicada que, aparte de consolidar la unidad, tiene el PAN de Sinaloa enfrente: limpiar el padrón que, como se hizo público, fue "inflado" de manera escandalosa por la dirigencia anterior. 

 

Se trató de uno de los grandes errores cometidos, cuyo resultado fue una crisis de credibilidad que llevó al PAN a una caída histórica a nivel estado en los comicios del 5 de junio, misma de la que hoy parece dispuesto a levantarse.

 

En la limpieza del padrón radica uno de los pasos previos al lanzamiento de la convocatoria por parte del PAN nacional para que los militantes elijan a su nueva dirigencia en Sinaloa o bien, para que sea nombrada desde el centro. Mientras el "control de daños" que fue grande y delicado, no se haya resuelto al cien por ciento, no puede haber elección interna. Los riesgos serían mayúsculos y, con la Presidencia de la República prácticamente en sus manos, Acción Nacional no puede permitirse otro error como el de la exdiputada por Cosalá recientemente desaforada. 

 

Ahora bien, en el ánimo de la militancia panista resulta hoy mucho más grave aún el peligro de que su próxima dirigencia pueda tener el mínimo lazo con Héctor Melesio Cuen o con el Gobierno del Estado. 

 

Es por ello que ha crecido como lo ha hecho la fuerza encabezada por Roberto Cruz, a cuya comida por cierto asistieron, además de sus compañeros diputados electos, los dirigentes Barrera y Nieves, así como Eduardo Urbina. Al pie del texto les compartimos la foto.

 

 

 

#LaNuevaCaraDelPAN. El fenómeno de Yenifer "La Negrita" Cruz, pues, no es fortuito. Además de su capacidad y honestidad probadas, del trabajo realizado como regidora y de su larga militancia panista, genera certidumbre entre sus compañeros el hecho de ser la apuesta del grupo de su hermano "El Güero" Cruz para encabezar el Comité Directivo Estatal de su partido. Es la carta más fuerte hasta el momento.

 

Los Cruz, valga resaltar, forman parte de la corriente panista que apoya abiertamente las aspiraciones del actual dirigente nacional para ser candidato a la Presidencia de la República, pues existe una relación de años, de trabajo y también de orden generacional, entre Roberto, Ricardo Anaya y el secretario general del CEN Damián Zepeda.

 

Pero de ello, y por supuesto de la insuperable "Negrita" Cruz, les comentaremos en la próxima columna. 

 

Por lo pronto, les pasamos al costo que el hashtag #YoConLaNegrita ya se volvió a poner de moda en redes.

 

 

Twitter: @LuisEnriqueRam7

Facebook: Luis Enrique Ramírez

Correo:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Instagram:  http://instagram.com/luisenriqueram7

COMENTA LA NOTA